PREGUNTAS FRECUENTES

Home » PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué leña debemos utilizar?

Elección de leña

Elija preferiblemente leña de maderas duras que ofrezcan buena brasa y un mayor tiempo de fuego: carpe, haya, fresno, roble o encina. Desde luego, se puede utilizar otro tipo de leñas, como el abedul para empezar un fuego o relanzarlo desde las brasas.
Por contra, se aconseja evitar la leña blanda como el sauce, el tilo, o el álamo, así como todas las maderas resinosas como el pino, abeto o alerce. Estos últimos tienen buen poder calorífico, pero también generan muchos residuos de alquitrán por condensación.

Secado de la leña

Una leña demasiado húmeda quema mal y tapona el conducto de humos. Le recomendamos quemar leña con un porcentaje de humedad entre 15 – 18 %. Para conseguir esto, lo mejor es almacenar la propia leña cortada y partida en gajos de la longitud adecuada, a cubierto y ventilada durante al menos 24 meses. Un local cerrado, o un sótano no son el lugar adecuado para almacenar leña por su falta de ventilación. Cruce los leños sin contacto con el suelo. De esta forma mejorará la circulación del aire.
La tecnología de combustión limpia permite reducir considerablemente las emisiones de humo y de partículas, y protege su conducto de humos contra la condensación de alquitranes.
Por otra parte, la leña es una fuente de energía renovable presente en abundancia en España, por lo que su utilización permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
Por eso, puede usted encender su estufa tanto como quiera, con un impacto mínimo sobre el medio ambiente.

¿Qué es la doble combustión?

La doble combustión permite ofrecer un rendimiento muy elevado y con ello reducir significativamente el consumo de leña (de 20 a 30% menos que una estufa convencional).

¿En qué consiste un deshollinado?
¿Cada cuánto tiempo debemos realizarlo?

Todos los años se producen en nuestro país incendios provocados por el mal funcionamiento de chimeneas, calderas, estufas y otros aparatos de combustión.
El hollín almacenado en las chimeneas que no se limpian periódicamente, se convierte un poderoso combustible que una vez combustionado produce un fuego de gran potencia, que es capaz de rajar las chimeneas y propagar el fuego. Por ello, en Chimeneas Martín Muñoz ofrecemos a nuestros clientes un servicio de deshollinado en el cual actuamos desde la propia chimenea sin necesidad de tener que subir al tejado de las casas, disponemos de medios y herramientas específicas para dicho trabajo. Aunque nos pueda parecer algo sencillo y carente de sentido, no es así. La limpieza anual de nuestra chimenea, nos evitará posibles incendios, nos ayudará a consumir mucha menos leña y estaremos ayudando a preservar el medio ambiente.
La frecuencia de las tareas de limpieza de chimeneas variará en función del uso de la chimenea (habitual o esporádica) y de los tipos de combustible que se usen (más o menos limpios o húmedos). Algunas maderas como el pino son ideales para el encendido de la chimenea, pero no para su mantenimiento, la gran cantidad de resinas que contiene el pino hacen que los conductos se obstruyan con mayor facilidad. Lo recomendado es realizar una limpieza anual de la chimenea y utilizar productos de mantenimiento como son los deshollinadores químicos, que pueden adquirir en nuestra empresa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies